El Coso Digital

sábado, 16 de junio de 2007

Fraude total de los Miura


La expectación que la afición tenía por la corrida de Miura quedó defraudada ante unos toros descastados, inválidos y con falta de trapío, que tiró abajo la ilusión de la vuelta de esta ganadería a Alicante. Tampoco respondió el público a la hora de llenar el coso, sin cubrirse siquiera la media plaza. Se lidiaron cinco toros de Miura y uno de San Miguel, sobrero por la devolución del quinto de la tarde. Todos ellos parados, sin casta y tampoco asustaron a nadie.


Luis Francisco Esplá lanceó sus dos toros sin pena ni gloria. Sus dos astados, el primero y el cuarto, recibieron un puyazo y un refilón. Esplá inició su lidia con unas tandas de naturales y derechazos sin confiarse, y toreando con mucha ventaja que le dio en sus terrenos al toro. Terminó con unos molinetes y al primero lo mató con un pinchazo y estocada aprovechando el viaje. El segundo también recibió pinchazo y estocada y el matador logró aplausos en ambos.

Juan José Padilla, al iniciar su faena venía dispuesto a quedar bien en nuestra plaza. Sin embargo, al primero le pegaron bastante y se quedó completamente parado, si bien al principio, pudo ligar algunos pases con la derecha. Su segundo fue devuelto a los corrales y sustituido por uno de San Miguel de color sardo. Este último, que Padilla brindó al público, también recibió un puyazo fuerte y comenzó la lidia con unos muletazos de rodilla, seguidos de varios pases con la derecha. Sin embargo, no utilizó mucho la izquierda y con unas manoletinas, como final de su lidia, le pegó una estocada siendo aplaudido.

Rafaelillo salió con mucha decisión y con ganas de triunfar, pero el toro no tenía fuerza ninguna, por lo que el público le insistió que lo matara y dándole una estocada buena complació al respetable. Hubo silencio y palmas por su actuación. En cuanto al último toro de la tarde, le dio una larga de rodillas y siguiendo con lances lo sacó al centro del ruedo. Brindó la faena al público y con un buen puyazo, empezó con derechazos, rematando con el de pecho. Con la alegría que le impuso y el valor del mismo, levantó el ambiente de la plaza. Toreó con ambas manos, rematando muy airoso con una buena estocada, por lo cuál se le otorgó una oreja, la única cortada en la tarde de los Miura.
En fin, una corrida para no acordarse de ella.

Espectáculo para el domingo 17 de junio:
Corrida de Rejones.
Toros de la ganadería de Fermín Bohórquez para María Sara, Andy Cartagena y Leonardo Hernández.